Reglas de la ruleta de doble bola

Reglas de la ruleta de doble bola

Al probar una nueva versión de la ruleta, los jugadores primero deben aprender las reglas para maximizar el valor de su juego. En primer lugar, los jugadores deben prestar atención al hecho que se indica en el nombre de la ruleta de doble bola: utiliza dos bolas en la misma rueda. Esto puede ser difícil de imaginar, especialmente cuando se trata de la versión en vivo del juego y la rueda física que usa. Curiosamente, las dos bolas no chocan gracias a la tecnología innovadora y mientras giran, una bola siempre persigue a la otra.

Pero centrémonos en la ruleta virtual, que es mucho más accesible ya que se puede encontrar en una gran cantidad de casinos en línea. La rueda tiene 37 números 18 rojos y 18 negros, así como un cero verde. Por supuesto, se dejan caer dos bolas durante cada giro y existe la posibilidad de que ambas caigan en el mismo número. Sin embargo, las apuestas deben elegirse con cuidado porque mientras que las apuestas internas ganan cuando cualquiera de las bolas cae en nuestro número, las apuestas externas solo tienen éxito cuando las dos bolas caen en los casilleros cubiertos por nuestra apuesta.

El diseño de apuestas en la ruleta de doble bola también es bastante estándar; hay una cuadrícula numerada de 3 × 12 donde los jugadores pueden realizar apuestas internas o externas y se agrega un diseño de pista de carreras para todas las apuestas anunciadas y vecinos. Sin embargo, hay una excepción muy interesante, y este es el campo adicional para una apuesta especial que combina todos los números negros y rojos. Funciona de una manera bastante inusual pero todo esto se explicará en detalle en la siguiente sección. Uno de los aspectos más interesantes de la ruleta de doble bola es el proceso de apuesta, que se diferencia de las apuestas en la ruleta clásica.

Aquí, las posibilidades de ganar con apuestas internas son el doble porque cada giro produce no uno, sino dos resultados ganadores. Por supuesto, los pagos son más bajos para reflejar las mejores probabilidades. Sin embargo, cuando se trata de apuestas externas, ganar con ellas es dos veces más difícil que en una ruleta típica por una simple razón para que la apuesta sea exitosa, ambas bolas deben caer en las casillas que le correspondan. Los pagos por ganar apuestas externas, por otro lado, son extremadamente atractivos y si los jugadores logran predecir si las dos bolas golpearían y dónde, podrían recolectar hasta 1,200 veces su apuesta original.

admin